neurocienciaEl concepto de neurociencia cognitiva, como campo de investigación con entidad propia surgió en los años 80 de la confluencia de tres tradiciones científicas diferenciadas: la neurociencia, la psicología y las ciencias de la computación. La convergencia de estas tres tradiciones científicas ha resultado muy fructífera, de tal suerte que la nueva disciplina de la neurociencia cognitiva ha hecho despertar el entusiasmo de neurocientíficos, psicólogos y expertos en inteligecia artificial los cuales están aunando sus conocimientos en un esfuerzo para desentrañar uno de los mayores problemas que se plantean actualmente: conocer en que forma se implementan en el cerebro las funciones cognitivas y emocionales.

Influencia de las neurociencias.

A nivel neurocientífico, muchas investigaciones dan apoyo a la idea de que la corteza cerebral está organizada topográficamente en regiones diferenciadas con funciones distintas, sugeriéndose una organización a modo de mapa geográfico imaginario. A partir de la observación clínica de pacientes con daño cerebral, se desprende que en cada función participan múltiples regiones.

Las ciencias de la computación

El desarrollo de las ciencias de la computación después de la Segunda Guerra Mundial ha ejercido una gran influencia. La metáfora del la metáfora del ordenador desde la aproximación de la psicología cognitiva permite abordar el estudio de funciones mentales en términos de procesamiento de la información. Ejerciendo un gran impulso a la psicología cognitiva, la inteligencia artificial proporciona un nuevo modo de entender el funcionamiento del cerebro a partir del lenguaje computacional empezando, así, a concebirse el cerebro como un órgano especializado en el procesamiento de información.

La convergencia entre en la neurociencia y la computación artificial ha propiciado la elaboración de modelos neurobiológicos que, actualmente está haciendo posible crear modelos integradores del funcionamiento tanto de neuronas individuales como de agrupaciones y circuitos funcionales que permita dar cuenta del modo en el que la actividad biológica se produce.

La investigación ha puesto de manifiesto que existe una especialización funcional, una acción local en el procesamiento de la información dentro de una función concreta pero de la misma forma también se ha mostrado que esta especialización estás separada en diferentes regiones corticales cerebrales. Así está aceptado que las regiones del cerebro que constituyen un sistema funcional están especializadas computacionalmente hablando. Sin embargo, la nature exacta de las computaciones depende del contexto el cual viene dado por los inputs que son recibidos desde otras regiones cerebrales